1.5 millones de personas pretenden terminar con el Festival de Yulin. Los perritos no merecen sufrir