Caídas, llantos, pupas, agua oxigenada, besos y a seguir jugando. Ese era, a rasgos generales, el ritual que nuestras madres seguían para curar nuestras heridas de cuando éramos pequeños. Algunas cantaban «sana, sana…», otras añadían mercromina o betadine a la ecuación. Había quien…

Ahora puedes leer el artículo de La Voz del Muro sobre 15 prácticos usos del agua oxigenada que quizá no conocías.

Seguir leyendo artículo en LaVoz del Muro.

También te puede interesar:  Rage