15 Razones por las que ‘jamás’ deberíamos adoptar a un pastor alemán