18 ejemplos de que la genética puede ser de lo más caprichosa