En un momento un niño llora porque no le dejas comerse una piedra, y al siguiente dicen palabras tan preciosas que son dignas de un poeta. Hace unos días, Tessa Dare, una amiga y sus hijas estaban en la playa cuando al ver un cuervo una de las niñas lo llamó “águila de Halloween”.

Seguir leyendo artículo en Difundir.