25 cosas cotidianas cortadas por la mitad que demuestran que no lo conocemos todo