5 motivos de salud por los que no deberías aguantarte un pedo