70 años después, encuentran una extraña reliquia de la Segunda Guerra Mundial escondida en una taza