A los 98 años murió el último soldado soviético vivo en liberar Auschwitz. Era un héroe en su país