A Sharon Stone le colocaron implantes mamarios más grandes de los que pidió. Y sin su consentimiento