A sus 8 años, niño mexicano ya tiene su primer emprendimiento de golosinas. Sus padres lo apoyaron