Abuela y sus nietos se juntan en un aeropuerto disfrazados de dinosaurios. Para bromear no hay edad