Abuelita rechazó su bono de ayuda y lo donó a alguien que “realmente lo necesite”. Pura generosidad