Hace tres años, Silvia Herrera decidió ayudar a los niños de su comunidad en  en el sector Tupac Amaru del barrio Alto Comedero, Argentina y dispuso su hogar como comedor para que los pequeños comieran. Lo llamó ‘Manitos Unidas’ y además de alimentarlos, los escucha, cuida y…

Ahora puedes leer el artículo de UpSocl sobre Acoge en su casa a niños vulnerables y los alimenta y da cariño. Tiene más de 100 “hijos de corazón”.

También te puede interesar:  El final de The End Of The F***ing World iba ser aún más angustiante del que vimos. Y más ambiguo

Seguir leyendo artículo en UpSocl.