Acogen gatitos abandonados en un santuario flotante hermoso en Ámsterdam. Comenzaron en los años 60