Activista brasileño besó y abrazó a cabrita que rescató. Pasó el peligro y está segura en sus brazos