Ser un superhéroe no es tan fácil como podríamos pensar en un primer momento. Luchar contra los malos que intentan acabar con el mundo es muy duro, pero es que no somos conscientes de lo que cuesta enfundarse en uno de esos trajes, todos muy ortopédicos, rígidos y, sobre todo, ajustados.

Seguir leyendo artículo en Cabronazi.

También te puede interesar:  Curiosidades sobre las celebridades que, probablemente, desconocías