Acusan a Sherlock Holmes de ser un modelo de masculinidad tóxica. Sus actitudes no son un ejemplo