Adam Sandler demuestra su humildad cuando visita un restaurante. No espera ser tratado diferente