Adele asistió a la fiesta más exclusiva luego de los Oscar. Celebró junto a Drake y Daniel Kaluuya