Adele está realmente irreconocible: Pelo rizado, sin maquillaje y con 70 kilos menos