Adele vende su “mansión embrujada” en 8,9 millones de dólares. Ni con guardaespaldas pudo vivir ahí