Adolescente de 14 años gana competencia científica para desarrollar potencial cura del COVID-19