Agricultor francés donó 30 toneladas de tomates a su comunidad. La pandemia no afectó su generosidad