Alan Rickman escribió una bella carta de despedida cuando se marchó de Harry Potter