Alce llegó a pedir ayuda con una flecha en su cabeza. Un cazador lo había herido por diversión