Alemana se enamoró en Argentina y se quedó a vender pan casero. La hicieron una más del barrio