Alguien abandonó en la esquina a un gato con su arenero y todas sus cosas. Él no paraba de llorar