Alquilan castillos inflables para bodas y la idea ha sido un éxito. Lo mejor: no es sólo para niños