Amarraron el hocico de su perrito con un alambre para que no ladrara. Su vecina los grabó y denunció