Anciana cenaba sola en un restaurante y tres jóvenes la invitaron a su mesa. No pudieron ignorarla