Anciana de 89 logró vender todas sus muñequitas “trenzudas” del año en un día. La comunidad la apoyó