Anciana tejió a mano decenas de edredones para los necesitados. Ayuda a los pobres a no pasar frío