Animales maltratados brindan apoyo emocional a niños especiales. Un santuario los ha rehabilitado