Animalistas están molestos con los turistas de Grecia y exigen conciencia. Los burros aún sufren