Antiguo coronavirus devastó el planeta e hizo evolucionar a los humanos. Nunca ha desaparecido