Arnold y otros dibujos animados serían horrorosos en la vida real. Un artista gráfico nos lo mostró