Artista iraní llevó la arquitectura contemporánea al vasto desierto. Pronto podría hacerse realidad