Artista japonés usó 50 mil piezas de LEGO para recrear “La gran ola de Kanagawa”. Trabajó 400 horas