Artista transformó tanques abandonados en Kabul en alegres obras de arte. Ayer mataban, hoy florecen