Aseguraba que solo le gustaban los perros falderos, pero un gigantesco rottweiler le robó el corazón