Así es tu vida cuando te quedas más de 150 días encerrado en un aeropuerto