Es curioso cómo tenemos tan endiosados y venerados a las actrices y actores del extranjero, mientras que dejamos aparcados y olvidados a «los de casa». Y sí, tal vez tu excusa sea «lo malo que es el cine español», pero permíteme decirte que si piensas eso es porque no has visto demasiado.

Seguir leyendo artículo en Cabronazi.