Así sería el cuerpo humano «perfecto» según los científicos