Autoridades de Estados Unidos advierten sobre las «fiestas de coronavirus». Son un verdadero peligro