Beagle esperó pacientemente a su madre humana para enseñarle su gran “obra de arte”. Destruyó todo