Bebé australiano jugó por primera vez con su papá en el barro. La sequía no se los había permitido