Bebé y su perro adoran tomar siestas juntos abrazados. Están tan cómodos que nada los perturba