Bebés erizos huérfanos se acercan a una gata y la “eligen” como madre adoptiva. Beben de su leche