Bombero arriesgó su vida para salvar un ciervo varado en un lago congelado. Valentía no le faltaba